Novedades
Cargando titulares...

Escoger un receptor para la onda corta

La captación radial de emisoras en onda corta reclama el manejo de un receptor y de una antena adecuados, situación adecuada del escucha, ausencia de señales electromagnéticas perturbadoras, base de datos, conocimientos personales, entre otras exigencias.


La presencia de un receptor adecuado es la precondición obligatoria para la captación de emisoras lejanas en onda corta. En el pasado los receptores no contaban con lectura digital de la frecuencia y la determinación de ésta se hacía en base a la información, la experiencia personal y otros factores. Así se llegaba a la sintonía tras lentos ajustes en el dial del aparato. Tras la aparición de los circuitos integrados y el actual desarrollo de las nanotecnologías los receptores se han ido perfeccionando y ahora poseen prestaciones insospechadas hasta no hace mucho tiempo. El primer aparato dotado de dispositivo de lectura digital de la frecuencia vio la luz a comienzos de los años 60 del siglo XX. Actualmente es una rareza ver un aparato con aguja en el dial accionada por medio de vueltas a un botón. 

Antes de proceder a comprar un nuevo receptor el escucha deberían examinar los análisis y las sugerencias de las guías de radio mundiales y atender, asimismo, las opiniones de diexistas avezados expuestas en las páginas de diversas publicaciones periódicas diexistas. Hay que fijar, lógicamente el precio tope a pagar por el aparato. 

En primer lugar no hay que perder de vista que los receptores para la onda corta tienen dos tipos de funciones: unos se destinan a la tradicional captación radial analógica, y, los otros, se emplean para la radio digital del estándar DRM que desde 1996 hasta la fecha ha tenido un desarrollo deficiente. 


Los receptores analógicos se dividen en dos grupos: portátiles y estacionarios. Estos últimos sólo pueden funcionar conectados a la red eléctrica de 220 voltios o a un acumulador. La alimentación de los portátiles se hace con la ayuda de un transformador de la red y por pilas. Algunos cuentan con dinamo manual o panel solar. A la hora de escoger un receptor importa fijarse en prestaciones tradicionales como son: la selectividad, la sensibilidad, la capacidad de eliminar interferencias de señales colindantes, la precisión de la frecuencia mostrada o registrada, la conversión de la frecuencia intermedia para evitar las llamadas frecuencias espejo, etc. 

Es una condición importante para la elección acertada la relación precio – prestaciones del receptor correspondiente. Hay en el mundo multitud de fabricantes de aparatos de radio y se divulga un número enorme de materiales publicitarios de éstos. Así un escucha de escasa experiencia podría comprarse un aparato que no le sirviera y buscar otro, nuevo. Se trata de un fenómeno frecuente mencionado a menudo en las publicaciones DX. El precio del respectivo receptor podría servirnos de cierta orientación. Cabe mencionar que el aparato más barato cuesta 8 euros, y los modelos más caros, decenas de miles de euros. Una cosa se puede dar por segura y es que los aparatos que cuestan más resultan más adecuados para el diexismo. Hay que decir, además, que es preferible comprarse un aparato de empresas fabricantes que desde hace años vienen facilitando datos exactos sóbrelas prestaciones de sus equipos. También pueden servir de orientación los avisos en publicaciones diexistas de radioaficionados experimentados quienes siempre señalan los tipos de receptores que están manejando en su práctica en la onda corta. 

Algunos departamentos técnicos de emisoras envían, al solicitárseles, consejos y recomendaciones sobre este tema. 

No hemos mencionado en este programa a ninguno de los fabricantes de receptores de radio para evitar que se considere que le hacemos publicidad. Sabemos, además, que numerosos de nuestros oyentes conocen muy bien las marcas de receptores más famosas y los nombres de sus fabricantes tanto en el pasado como en la actualidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada